Nacido en Abenójar (Ciudad Real, 1962) ha profundizado en la acuarela, el pastel y el dibujo, pero entre todas las técnicas se ha decantado por el óleo. A través de sus lienzos, representa la variedad de colores y luz que hay en los paisajes, de los que capta únicamente la impresión que le transmiten, las sensaciones que le producen y, en definitiva, lo que siente su corazón. 
El autor considera que “pintar es un estado emocional “y que lo importante de una obra es el sentimiento que genera en el espectador. Sierra es capaz de capturar con una pincelada vibrante la atmósfera que rodea los objetos y la naturaleza que representa en sus lienzos. 
Su obra destaca por su nobleza, son cuadros que “respiran”. Es la conciencia aguda de que no hay obra verdadera que no esté haciéndose siempre, que no aspire a la tarea imposible de atrapar lo que huye, el hecho mismo de la duración. 
Se ha formado en varias academias de Alcalá de Henares (Madrid), ciudad que ha acogido sus primeras exposiciones.
Back to Top